Neutralidad en la red

La neutralidad para el usuario versus la libertad del mercado

Donald Trump se refirió a la neutralidad en la red como “una toma de poder de arriba hacia abajo”, cosa que no acomoda al nuevo mandatario estadounidense. Si bien sólo lo mencionó en su campaña y no hay claridad sobre lo que hará en torno a este tema, en su casi mes de mandato, hemos visto que sus promesas se están haciendo realidad.

neutralidad en la red

Sin duda la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos será un hito histórico a nivel mundial. El particular magnate hizo del nacionalismo y proteccionismo su bandera de lucha durante su campaña. Amparado por discursos sobre la amenaza extranjera en Estados Unidos, logró instalar en la Casa Blanca todos los temores que profesa.

La neutralidad en la red parece algo menor frente al decreto que prohibió el ingreso a siete países de mayoría musulmana y suspendió la admisión de refugiados. Sin embargo, si Trump avanza en su rechazo a ella, afectará severamente el tráfico de datos y la regulación de Internet.

¿Qué es la neutralidad en la red?

La neutralidad de red establece que tanto los proveedores de Internet (ISPs) como los gobiernos reguladores deben tratar por igual el tráfico de datos. Es decir, sin discriminar ni hacer cobros según el tipo de contenido consumido o utilizado para acceso y comunicación.

El concepto, acuñado por Tim Wu en la Universidad de Columbia (2003), plantea que los ISPs entreguen el mismo servicio a todos los usuarios. Sin embargo, se debe considerar que en servicios críticos las redes requieren una diferenciación que vuelva a la información algo prioritario.

¿Cómo cambiaría la neutralidad en la red con Trump?

Las razones que entregan los opositores a la neutralidad en la red son principalmente de índole financiera y política. Según ellos, los ISPs deberían controlar libremente la cantidad de banda que entregan a quienes proveen contenido a la red.

En simple, significa que quien entrega servicio de Internet puede decidir cuál es el ancho de banda que necesito, cuál es la velocidad de descarga en sitios específicos y si ciertos contenidos o sitios de alto tráfico deberían ser de pago extra o no.

Versus, la neutralidad en la red que protege a los consumidores y generadores de contenidos de prácticas abusivas en el mercado.

Hasta ahora, no hay muy buenos augurios. Trump, en su deseo de terminar con todo lo que Obama proclamó, está haciendo varios cambios que no vaticinan buenas cosas para la neutralidad en la red.

El papel de la Comisión Federal de Comunicaciones

Actualmente, en Estados Unidos está vigente una norma que determina que los proveedores de Internet prioricen o ralenticen la descarga de contenidos. La norma fue aprobada por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el organismo estatal responsable de estas regulaciones. Esta comisión la integran cinco miembros, tres de ellos nombrados por el presidente.

La administración Trump nombró a Ajit Pai como nuevo presidente de la FCC, quien es reconocidamente conservador frente a la neutralidad. Pai fue delegado de la FCC desde 2012 y siempre ha defendido el libre mercado y atacado las regulaciones que obligan a las empresas a proteger la privacidad de sus clientes.

¿Puede el liderazgo de Pai en la FCC cambiar el uso de Internet en Estados Unidos? Probablemente sí. Sin duda será partidario de revisar la normativa y sumarse al modelo de sacar lo que queda de la administración anterior.

Trump ya manifestó su negativa a seguir las normas de su antecesor, asegurando que revisaría el Título II de Neutralidad de la red lo antes posible. Este aspecto fue incluido en la Directiva de Internet Abierto aprobada por Obama, uno de los mayores legados tecnológicos del demócrata.

La gestión de Pai, además, estará acompañada por Jeffrey Eisenach y Mark Jamison, opositores declarados del principio de neutralidad de la red.

La tecnología versus Trump

Varios líderes de empresas tecnológicas manifestaron desde la campaña presidencial en adelante, el riesgo de tener a Donald Trump como presidente.

Sin embargo, esto no era algo transversal hasta que se dictó el decreto en contra de la inmigración. Hace pocos días los líderes de Netflix, Paypal, Spotify, Intel, Tesla, Apple, Google, Facebook, Microsoft, entre otras 130 empresas, se opusieron a esta prohibición. A pesar de que algunos de sus representantes eran asesores del nuevo mandatario.

Trump siempre ha sido crítico del rol de Internet. A pesar de esto, usó toda la red para sacar provecho de las noticias falsas que circulaban en torno a la campaña y ungirse a sí mismo como el salvador de América.

Hoy sigue enfrentado con esa industria desde frentes muy distintos, con la participación de migrantes en la cadena productiva del país y la neutralidad en la red.

Sin duda, es una pelea que seguirá, por al menos los cuatro primeros años del magnate en la Casa Blanca. En esta, las grandes marcas y empresas de tecnología no se pueden quedar afuera, y los usuarios y consumidores tampoco deberían quedar excluidos.

Andrea Zamora
Directora de Marketing Digital
Elaboro estrategias que permiten a las marcas ser parte de los espacios digitales. Con nuestro equipo entendemos cómo comunicar y posicionar sus productos y servicios, participando en Internet. Nos desafía que logren pasar de la conversación a la conversión, a través del diálogo de las marcas e instituciones, con los usuarios que las consumen y requieren.

Comentarios