Redefinición de estrategias digitales

¿Cómo diferenciar estrategias de objetivos?

Al implementar una estrategia digital existen muchas expectativas sobre su desarrollo, pero si al cabo de un tiempo no existe un crecimiento, muchas veces la toma de decisiones se vuelve errática. Revisamos la importancia de redefinir estrategias digitales y evitar malas decisiones.

Estrategias digitales

Conocer a tus usuarios, clientes, stakeholders y sus drivers de consumo, es el punto inicial para segmentar adecuadamente tus esfuerzos. Con esta información puedes generar un plan de trabajo que responda tanto a los objetivos de la marca como a las necesidades de tus clientes.

Sin embargo, es usual que muchas marcas evalúen o comparen sus estrategias según lo que esté realizando la competencia o incluso lo que todos están haciendo. Es normal medir cómo va la competencia y el mercado, esto puede entregar contexto. No obstante, esta información no puede definir las acciones ni la estrategia de ninguna marca.

Existen muchos factores que pueden causar resquemor al realizar comparaciones. El prestar mayor atención a los resultados, métricas o interacciones de tu competencia que a los de tu propia compañía, sólo te alejará de los desafíos que pueda estar enfrentando tu empresa. Sin la orientación adecuada, es probable que pases por alto que no todos los públicos se comportan del mismo modo, aunque pertenezcan a la misma audiencia en términos generales.

¿Cómo identificar si necesito redefinir mi estrategia?

Para evitar lo anterior, es indispensable comprender que no todas las acciones ni todas las métricas generales funcionan para todas las estrategias. Cada objetivo es diferente y debe contar con su propio modelo de evaluación, considerando las variables propias de cada proyecto.

Si te preguntas constantemente: ¿por qué mi competencia crece y yo no? o ¿por qué el resto logra mejores resultados que mi marca?, es tiempo de que evalúes qué tan alineada está tu estrategia con tu negocio.

Estos errores habituales indican que necesitas redefinir tu estrategia:

Las acciones definidas no aportan ningún valor al negocio

Diseñar una estrategia es un proceso de toma de decisiones. Lamentablemente, identificar cuál es la mejor decisión para un negocio, no es algo sencillo. Esto ocurre porque hay factores externos e internos que pueden acercar la estrategia general hacia un objetivo u otro.

Analizar las opciones e identificar cuáles son las decisiones que generarán más valor agregado a tu servicio o impulsarán el potencial de otros objetivos, es vital para contrarrestar el impacto de las decisiones a ejecutar.

Confundir objetivos con estrategias

“Ser un referente en la industria”, “Ser número 1 en todos los grupos objetivos de mi marca”, “Ser el mejor de la región”, etc, etc… Todo esto puede ser el sueño y anhelo de cada gerente, en todas las empresas del mundo. Sin embargo, ninguna de estas declaraciones son estrategias o lineamientos para guiar a un equipo, la comunicación o el enfoque de una empresa.

Un ejercicio práctico para identificar si tu estrategia en realidad corresponde a un objetivo, es preguntarse cómo se llevaría a cabo tal declaración. Es decir, si tu aspiración es “ser top of mind de todos tus consumidores en tres meses” y no sabes cómo va a suceder exactamente, me temo que confundes tu estrategia con un objetivo.

La estrategia no está clara para el equipo o desconocen que existe una estrategia

La implementación y ejecución de una estrategia sólo funcionará si todas las personas relacionadas a la empresa contribuyen para alcanzar el éxito. Una estrategia no aporta ni hace nada por sí sola. El trabajo, la gestión y la colaboración de los equipos es lo que reunirá los esfuerzos hacia el mismo camino dictado por la estrategia.

Para identificar cuál es el nivel de conocimiento que existe en tu equipo sobre el nuevo plan de trabajo, pregúntale a un par de personas en forma separada que creen sobre ella. Si el resultado de esas conversaciones es una historia clara, coherente y concisa, entonces tu equipo está al tanto y no deberían enfrentar mayores discrepancias en su desarrollo.

 

Finalmente, antes de tomar una gran decisión como ejecutar un rediseño completo o invertir enormes sumas de dinero en campañas SEM, evalúa el potencial de cada acción y cómo influirá realmente en tu negocio. Si no es lo que necesita tu empresa, no sólo malgastarás tu presupuesto, sino que afectarás tu relación con los consumidores al no identificar qué es lo que necesitan de ti.

Alcanzar los objetivos a toda costa, sin realizar el análisis correspondiente o dejando de lado el pensamiento crítico y la evaluación lógica, sólo llevará a tu marca a tener logros temporales, minando la relación y el engagement con tu audiencia a largo plazo.

Pam_zárate
Gestora de Contenidos
Utilizo la redacción como herramienta clave en el desarrollo de contenidos, para así aportar y ampliar los puntos de vista en los temas de discusión. Estoy en constante aprendizaje, desde la publicidad al mundo digital.

Comentarios