Investigación y métricas

Sociología y UX ¿para qué?

En la investigación de usuario y el diseño de experiencias participan distintos profesionales. Diseñadores, programadores, arquitectos de información, periodistas, informáticos, publicistas son habituales en la industria. Sin embargo, hay otras profesiones de las ciencias sociales que también pueden ser relevantes para el desarrollo de la UX.

Sociologia en UX

¿Qué tiene para aportar la sociología a la UX? ¿Hay espacio para esta profesión en el desarrollo de la disciplina? La Experiencia de usuario ha sido abordada principalmente, por profesiones relacionadas con el diseño y desarrollo. A ellos se suman periodistas y publicistas y no muchos más.

¿Cómo incluir otras disciplinas? ¿Cómo aprovechar la riqueza y potencial del trabajo multidisciplinario más allá de lo relacionado al diseño? Carreras como la sociología ¿podrían aportar una mirada más metodológica y analítica?

Es irrefutable que la Experiencia de usuario también aborda el modo en que se modifican nuestros marcos de referencia. Es el estudio de la forma en que comenzamos a relacionarnos entre nosotras/os cotidianamente, cada vez más mediados por las tecnologías. También es, sin duda, el cómo entendemos lo que se nos quiere y lo que queremos comunicar. Por eso es interesante, desde la sociología, comprender y participar de la UX.

Una sociología preparada para el nuevo contexto

La sociología tiene mucho por aportar a UX. A pesar de que no deja de llamar la atención que los referentes sociológicos en esta área son prácticamente inexistentes. Esto da cuenta de una realidad que se viene arrastrando por años.

La sociología, al menos en el territorio latinoamericano, no ha sido capaz o no ha querido adaptarse a los nuevos contextos. Tampoco lo ha hecho a las crecientes fuentes laborales cada vez menos cercanas a las labores tradicionales.

El mundo está cambiando y la academia no se ha mostrado dispuesta a adaptarse al cambio. O, al menos, no lo han hecho con la versatilidad que se requiere. Las escuelas siguen en la apuesta por el tradicional “oficio del sociólogo”, que parece tener cada vez menos cabida en la sociedad actual.

Michael Burawoy (2005), viene hace unos años recordándonos sobre el deber público de la sociología. Es enfático en su invitación a salir de las “torres de marfil” y comprometerse con el espacio público y los lugares en donde se definen o se están (re)definiendo el hacia dónde vamos como sociedad.

Sociólogos de vanguardia

La modernización sociológica se hace urgente, y es que la disciplina cuenta con las herramientas y capacidades para hacerlo. Más aún dando cuenta de discusiones que hace décadas han dado teóricos como Parsons, Mills y Bourdieu, sobre el rol del sociólogo en la sociedad, invitando a salir de la cómoda – y conservadora- academia (Blois, 2014).

Existe así, la urgente necesidad de la sociología por actualizarse, y sumarse a las nuevas realidades locales y regionales, donde los campos laborales evolucionan y están cada vez más involucrados con la tecnología.

Visionarios de estos cambios fueron muchos teóricos. Parsons (1959), tempranamente señala que el rol de la sociología debe ser servir como el “primer guardián” de la tradición científica y de la objetividad. Luchando así contra las tendencias distorsivas, contribuyendo a interpretaciones más ajustadas a la realidad (Parsons, 1959).

Sociología y UX

La Experiencia de usuario requiere fundamentalmente de interpretación de contextos y personas. Principalmente desde el conocimiento y formación metodológica que existe en investigación, herramientas muy utilizadas en UX, es que los sociólogos tenemos un espacio de trabajo.

Desde nuestra profesión podemos participar en la optimización del proceso desde etapas tempranas, relacionadas a la definición de objetivos, pasando por identificación de arquetipos, hasta el diseño y desarrollo.

Los sociólogos podemos ahondar en un análisis más profundo que dé cuenta de la multiplicidad de factores que intervienen en lo social, primero. Luego, podemos abordar como ocurre en lo digital entendiendo ese espacio como espejo de la sociedad.

Podemos otorgarle contexto, rigurosidad y continuidad. Estos elementos que en muchas ocasiones se presentan como aspectos deficitarios o de segundo orden y no son tan relevantes para nuestros clientes. Podemos ayudar a comprender al “espacio digital” como el lugar desde el que se comienzan a determinar nuevas dinámicas e interacciones sociales.

Métricas y sociología

Un segundo ámbito para nuestra profesión tiene que ver con el análisis de las métricas. Se han convertido en la principal herramienta para medir la analítica web, es decir, el comportamiento de usuarios que interactúan en los sitios que nos interesa investigar, y al igual que con las técnicas de investigación que han sido importadas de las ciencias sociales

Actualmente, hay muchos publicistas, ingenieros comerciales o periodista que se dedican a eso. Predomina un enfoque desde la interpretación de los números, muchas veces sin contexto.

Y resulta que la analítica requiere de una interpretación en su contexto. Porque el dato por el dato no sirve en UX. Esa mirada desconoce la naturaleza propia de lo que propone la Experiencia de usuario. La UX incorpora el dinamismo de la interacción digital entendida como una exportación de lo social que, precisamente, radica en ser un organismo vivo, en constante cambio y que resulta de una multiplicidad de intervinientes.

Como lo señala Mills, “las ciencias sociales se están convirtiendo en un denominador común de nuestro período cultural” (Mills, 1964).

Un cambio que impacta

Respondiendo a la discusión y siempre en (re)construcción, sobre el rol de la sociología en la sociedad, es que la disciplina debe abrirse a otras áreas. Se debe dejar el tradicionalismo de lado y sumarse a las nuevas demandas sociales cultivando la imaginación sociológica (Mills, 1964).

La investigación en Experiencia de usuario presenta una gran posibilidad para que la sociología pueda aportar, investigar, resolver y descubrir; produciendo así verdades objetivas, racionales y empíricamente fundamentadas sobre el mundo social (Bourdieu, 2008).

Este cambio puede impactar positivamente no solo en las consultoras de experiencia, como IDA. También lo hará en las organizaciones y empresas que trabajen con esta mirada. El desarrollo de la Experiencia de usuario y el Diseño centrado en las personas lleva a repensar la forma en que instituciones y marcas se relacionan con sus usuarios. Y, desde esa perspectiva, es relevante analizar e investigar sin perder de vista el contexto.

Ese escenario, entonces, es fructífero para que disciplinas como la sociología puedan poner en la mesa todas las herramientas y métodos para que el diseño de experiencia sea más consistente y cada vez más cercano a las expectativas de los usuarios.

Referencias

  • Blois, J. P. (2014). ¿Para qué sirven los sociólogos? La definición de la sociología legítima en textos canónicos de la disciplina y la expansión de las inserciones laborales de los sociólogos. Espacio Abierto, 23(1), 71-105.
  • Bourdieu, P. (2008). Cuestiones de sociología. Madrid: Akal.
  • Burawoy, M. (2005). Por una sociología pública. Política y Sociedad, 42(1), 197-225.
  • Mills, C. W. (1964). La imaginación sociológica. México: Fondo de Cultura Económica.
  • Parsons, T. (1959). Some Problems Confronting Sociology as a Profession. American Sociological Review, 24.
Monserrat Barrientos
Investigación de usuarios y métricas
Desde mi disciplina me interesa incorporar el contexto local y regional a la Experiencia de usuario. Para mi, la contingencia es necesaria para comprender procesos y que los datos no son sólo números, sino que responden a una estructura social. El trabajo interdisciplinario es el elemento que nos diferencia en Ida y estoy siempre atenta a aprender y ser un aporte al equipo y nuestros proyectos.

Comentarios